lunes, 20 de junio de 2016

3 claves de la película "Gladiator" aplicadas al éxito en la gestión de personas

FOTO/PIXABAY
El cine nos ha dejado como legado grandes  historias, de las cuales podemos extraer  mensajes cargados de efectividad si los sabemos aplicar  adecuadamente. Partiendo de esta premisa, he tomado como ejemplo la película "Gladiator", para analizarla y enfocarla a la gestión de  personas. 



1. Liderazgo introvertido

El líder extrovertido cargado de exceso gestual y comunicación rimbombante y que en ocasiones eclipsa los logros de su equipo, está en horas bajas. Asistimos actualmente al surgimiento del liderazgo introvertido, aquel que enfatiza y valora a los miembros de su equipo, otorgándoles mucho más protagonismo en los logros. Además, es un tipo de liderazgo caracterizado por un mensaje más simple pero más efectivo e incisivo, despojado de artificios y verborrea innecesaria.  

El liderazgo efectivo que dirige personas y las convierte en semillas para el éxito se caracteriza por una serie de atributos:

  • Se gana a las personas
  • Un buen líder sabe aprender de otros
  • Da ejemplo
  • Cohesiona un grupo ante la adversidad del cambio
  • Posee inteligencia emocional
  • Sabe trasmitir la visión empresarial
  • Inspirar la idea de grandeza 
  • Tiene sentido del humor 
  • Goza de valentía y fortaleza


"No sabemos a que nos enfrentamos, pero es más fácil que sobrevivamos si peleamos juntos" (Gladiator)



2. Reclutamiento y selección: candidatos "semilla"

Diseña e implanta una  política de reclutamiento y selección acorde con la estrategia de tu empresa. Busca a los candidatos "semilla", aquellos que poseen  las competencias que demanda tu empresa y que germinarán para contribuir al éxito empresarial. Elegir a los candidatos por otros motivos se puede convertir en una elección nefasta. Tomemos de ejemplo la selección que hace Marco Aurelio con respecto al próximo emperador de Roma, sin duda con una sabiduría encomiable.


"Tus defectos como hijo son mi fracaso como padre"
 (Gladiator)
 
  

3. Con y para las personas 

Las personas que forman parte de tu empresa, tus trabajadores, son los mejores embajadores de tu marca. Los valores como la lealtad, la honestidad y la integridad de tus candidatos actuarán en pro de  la gestión del compromiso. Las personas pueden hacer que logres el éxito o por el contrario el peor de los fracasos. Este éxito se alcanza cuando  consigues que tus trabajadores  perciban que son parte activa  para alcanzar el éxito; debes hacerles sentir que son piezas claves en el desarrollo del proyecto empresarial. Este enfoque, tendría un efecto rebote en tus clientes porque si tus empleados aprecian la importancia que ellos tienen en la consecución de los logros empresariales, otorgarán  más importancia y esfuerzo al hecho de captar nuevos clientes, mantener a los actuales e incluso podrían aportar nuevas ideas de negocios.



"Lo que hacemos en la vida, tiene su eco en la eternidad" (Gladiator)



No hay comentarios:

Publicar un comentario